En el Palao (Alcañiz-Teruel) descubierto un nuevo almacen del año 80 antes de cristo

Los arqueólogos continúan trabajando en el yacimiento de El Palao, en Alcañiz, y ese trabajo está dando sus frutos. Un nuevo almacén -o lo que sería su planta baja- ha aparecido en el sector noroeste del campo de trabajo, el quinto que se descubre en los años de excavación. Esta planta baja del almacén estaría formada por una serie de bancos rectangulares, en los que aparentemente se apoyarían unas tinajas o vasijas de cerámica con vino o aceite. En el centro de la estancia se aprecia un pequeño pozo circular, en el que se almacenarían los restos de líquido que caerían de las vasijas, ya que el suelo está inclinado.
La casa, según las investigaciones de los profesionales que trabajan en la excavación, habría sido construida en el año 100 a.C., y abandonada en la misma fecha que el resto del pobalo de El Palao, aproximadamente en el año 80 d.C.. "Es curioso porque es el quinto almacén que encontramos de estas características, un porcentaje altísimo de las casas que hemos excavado" asegura José Antonio Benavente, uno de los directores de la excavación de El Palao.
¿UNA BODEGA?
Esta casa tiene un gran parecido con antiguas bodegas que aún se conservan en viviendas del Bajo Aragón y del Maestrazgo. Esto haría pensar a los arqueólogos que quizás en El Palao la actividad relacionada con el vino y el aceite y su distribución fuera importante.
Además, cabe destacar que este proyecto se está llevando a cabo sin ninguna subvención por parte de las instituciones. Ni el Gobierno de Aragón, ni la Comarca del Bajo Aragón, ni el propio Ayuntamiento de Alcañiz han participado económicamente este año en el yacimiento de El Palao. "Trabajamos un grupo de gente que nos gusta la arqueología y que lo hacemos gratuitamente, pero aun así los proyectos son minimos", se lamenta José Antonio Benavente.
Para sacar adelante las excavaciones, cuentan con voluntarios del Taller de Arqueología y de la Escuela Taller de Alcañiz, con los que seguirán las excavaciones tres días por semana durante el mes de agosto. En septiembre, unos arqueólogos franceses de la Universidad de Burdeos les ayudarán con otro yacimiento también en Alcañiz.
Y no sólo eso. La falta de financiación -excepto de una empresa privada que les ayuda económicamente con el transporte de las herramientas- no les ha impedido seguir con una tradición: el día de puertas abiertas del yacimiento. A finales de agosto o principios de septiembre, en una fecha aun sin concretar, se mostrarán al público que quiera asistir los últimos descubrimientos de las excavaciones, los materiales que se usan para trabajar y los métodos con los que consiguen que conozcamos mejor nuestro pasado. 
FUENTE:El Periódico

No hay comentarios:

Etiquetas