Reflexión a media tarde

En mi poco conocimiento de economía y demás no entiendo como disminuyendo el número de empresas y autónomos en nuestro país puede crearse empleo. Los préstamos ICO que tanto anuncian en TV es una tomadura de pelo. Parece mentira que la banca que es quien tiene que prestar dinero no lo haga y encima tanto el gobierno anterior como el actual solo hacen que inyectar pasta a estas entidades.

Tampoco comprendo como se ha podido estar sufragando a modo de subvenciones los gastos de personal, vehículos, dependencias y suministros a ONGs de dudoso proceder cuando a las empresas y autónomos se nos ha dejado de la mano de Dios. Mi razonamiento es tan escaso y tan ignorante que no llego a comprender como para crear una pequeña empresa en éste país haya costado tanto y encima los gastos de asesoría que te voy a contar... otras que a lo callado bien que se han puesto las botas...

Por qué no hay en cada municipio, organizado de forma administrativa y no por la iglesia, comedores para dispensar comida a los más necesitados. Cáritas dicen que funcionan bien supongo que como siempre en las grandes ciudades porque en las pequeñas los párrocos andan más liados con la documentación que presentas que la de asistir humanitariamente obligados sin duda, por la avalancha de gente necesitada que tenemos en todos sitios.

Nos hemos preguntado lo que le cuesta a la justicia el desempeño de los desahucios por otra parte, tan desagradables e indignos...

Se me ocurre y a cuento con la petrolera REPSOL, que si el gobierno, les exigiese a todas las grandes empresas y multinacionales que han hecho su Agosto particular durante todos estos años, la contratación de personal en cada una de las estaciones de servicio que tienen desplegadas por toda nuestra geografía probablemente bajaría un poquito más el paro. Mirando y haciendo un pequeño sondeo de gasolineras REPSOL en zonas habituales de mi trabajo solo mantienen uno o dos operarios y siempre en caja. No sería idea descabellada que hubiese uno o dos operarios más en los surtidores. Y así podiamos continuar en un sinfín de casos.

No olvidemos también prohibir que una empresa se vaya a otro país a producir sus productos porque aquí los derechos sociales de los trabajadores y sus salarios sean más acordes con los tiempos que vivimos y eso no quieran respetarlos.

Y ahora os dejo que la hembra de verdecillo está cebando a su pollo en una rama y el mirlo intenta quitarle la comida a un gato doméstico en su mismo comedero.

Esta es mi reflexión a media tarde con un viento que ni te cuento y preocupado muy preocupado por los acontecimientos que estamos viviendo...

No hay comentarios:

Etiquetas